Un reclamo contra nosotros mismos!!!

Compartir!

Cuesta comprender muchas veces las actitudes de los dirigente y políticos, la marcha en Sunchales pidiendo justicia y seguridad realizada este martes 7 de enero deja muchas incógnitas.

Primero no entiendo como hecho institucional, que hace el intendente y miembros de su gabinete sumándose en contra de lo que ellos mismos deben impartir, no la justicia pero si la seguridad. Deberían haber llevado una carpeta con medidas a impartir en forma efectiva a corto, mediano y largo plazo, para que sean en forma parcial justificables sus sueldos.

En el país de la improvisación el tuerto es rey, ah, perdón era en el país del los ciegos.

Me cuesta ser razonable al teclear estas lineas, porque yo mismo me reclamaría que no puedo escribir cuando no se como escribir digamos.

Los hechos de inseguridad que han ido creciendo en las últimas décadas a lo largo y ancho de nuestro país han sido generados por una justicia social pregonada casi a diario y que nunca llegó a solucionar nada, todos los miembros de la sociedad necesitan tener la posibilidad de poder desarrollarse, pero al contrario este sistema no hace otra cosa que esconder los problemas de fondo dejando de lado la dignidad de las personas, esa dignidad que debería ser motivada por la educación, el trabajo y la cultura.

De hecho el socialismo ha gobernando durante doce años en la provincia de Santa Fe, y no hizo otra cosa que dejar el desarrollo social de lado.

Creo que con los importantes sueldos que cobran los funcionarios públicos, me parece una total tomada de pelo que se estén mezclando en una manifestación como si el problema de Sunchales fuese ajeno a esa comunidad, es increíble de que forma fácil se sacan los problemas de encima.

Esto deja bien claro que todas las comisiones, o concejos de seguridad no atacan los problemas de fondo, son una vil mentira demagógica que no solucionará nunca nada.

Esto no se arregla con más policías en la calle, solo se destina más gasto en algo que no tiene futuro.

A veces cuesta comprender lo incomprensible.

Fotos: Fernando Melchiori

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.