Los medios de comunicación se especializan en pervertir a los seres humanos, según victoria o derrota ”.

Compartir!

“Usted es el enemigo que me enaltece”

En mayo de 2003 Bielsa sostuvo una fuerte discusión con Eduardo Castiglione, periodista del diario Olé que le cuestionó la no convocatoria de Saviola al Mundial del 2002, y la inclusión de Caniggia. Respetando su promesa de dar conferencias hasta que no haya más preguntas, el entonces DT de la selección respondió:  “Usted es mi enemigo, que me enaltece. ¿Me entiende? Cuanto más lejos estoy de lo que usted representa, mejor soy”. 

Memorable forma de dar por terminada una puja verbal agotada precisamente por tratarse de dos maneras de ver el mundo: “Sólo vale ganar” Vs “Lo que importa es la nobleza de los recursos utilizados”.

En aquellos altercados que el Loco sostuvo con la prensa supo señalar más o menos lo mismo que dijo a principio de este mes en la charla que brindó junto a Tite, Fabio Capello y Carlos Parreira en Brasil: “En la Argentina el que pierde, hasta que vuelve a ganar o hasta que lo destruyamos, no existe más. Ya está. Pero denle ese mensaje a la gente. A los que necesitan ese mensaje, a los ignorantes, díganle: mire, acá el que pierde es un inútil porque así está planteado”.

Sin embargo, esta vez fue más contundente. No se trató de una respuesta en plena discusión con un periodista, fue a modo de exposición y el mensaje golpeó de sorpresa en la cara del mundo de los medios.


“Resulta que el procedimiento educativo más poderoso que tiene la sociedad ya no son más las escuelas, son los medios de comunicación, porque los medios de comunicación influyen más que la familia y que la escuela, que son los elementos genuinos de formación. Es una vergüenza que los medios de comunicación eduquen a la gente, porque los medios de comunicación tienen intereses específicos, y la educación tiene intereses diferentes a los medios de comunicación, y la familia tiene expectativas diferentes a los medios de comunicación”, expuso Bielsa.


Y agregó: “Entonces, por qué digo esto, porque usted, el mismo argumento que se utiliza para amplificar un comportamiento en la victoria, es el que se utiliza para condenar el comportamiento en la derrota. Y lo traduzco: si Neymar recupera la pelota, contraatacamos y hacemos un gol y ganamos ocho partidos seguidos, ‘mirá lo domesticó a Neymar, hizo que Neymar fuera colectivo en vez de individual’, pero el día que pierda ‘este burro en vez de hacerlo a Neymar jugar al lado del arco, lo hace perseguir al marcador de punta rival’. Y eso es la especialidad de los medios de comunicación.  Los medios de comunicación se especializan en pervertir a los seres humanos, según victoria o derrota ”.

Para algunos seguramente Bielsa se fue de mambo. Usó una charla de fútbol para hacer una critica abierta a la lógica que reproducen los medios. Meó fuera del tarro. Por eso este jueves Fernando Niembro opinó. Ya no fue un Castiglione el que lo cruzó en términos futbolístico sino un hombre cercano al poder y maestro del más rancio modo de hacer periodismo deportivo.

Desde las páginas de Clarín, el empresario consideró “exagerado” el cuadro descripto por el entrenador y le marcó la cancha: “Bielsa debe saber que participa de un juego colectivo, profesional, que excede a los entrenadores, que hoy es también de los jugadores, el público, los empresarios y los periodistas. Cada uno juega su rol”. En otras palabras: “Señor, nosotros los periodistas y empresarios también jugamos a esto que se llama fútbol y tenemos nuestras ideas, nuestros valores, nuestros intereses. No nos joda”.

Quien ha seguido a Bielsa a lo largo de su carrera sabe que ha profesado su filosofía contra el exitismo. Les implora a sus jugadores que “el fracaso no les quite la autoestima” y les recuerda que “el éxito es una excepción y no un continuo” recordándoles que él es un “especialista en fracasos”, por lo que conoce a la perfección cómo es la soledad de la derrota.

En 2014, en medio de una práctica del Olympique de Marsella, juntó a nueve jugadores para hablarles: “Ser el mejor les quita felicidad. Les quita horas con su mujer, con los amigos, les quita fiesta, les quita diversión. Ustedes tienen un problema muy grande. Tienen dinero y no tienen tiempo para disfrutar del dinero que tienen y de lo que les puede dar en materia de felicidad. Eso yo ya lo sé porque lo he visto infinidad de veces. Ustedes pagarían por tener tiempo. Pero es una elección. Pero él, que tiene 20 años, que lo sepa, que lo elija”. Otra vez, meando fuera del tarro. Otra vez, y siendo espiado por una cámara intrusa, exagerando. Metiéndose en la vida privada de jugadores que sólo deben concentrarse en hacer lo suyo: jugar y ganar a como dé lugar.

No es azaroso que Niembro haya sido el elegido para salir a criticar a Bielsa. No es casual que haya intentado bajarle los decibeles a su crítica contra los medios y hasta acusarlo de atacarlos sólo para no hacerse cargo de sus fracasos: “Esa costumbre de quienes son observados de poner en terceros la responsabilidad de sus éxitos o fracasos, especialmente estos últimos”.

Niembro habló desde las páginas de Clarín, el dueño de Torneos, empresa que realizará la producción integral del nuevo fútbol pago en Argentina; dueño de Canal 13 y TyC Sport, señales que eligieron no mostrar las banderas contra el 2×1 que exhibieron algunos planteles en estos días; empresa que tiene como relator estrella a Sebastián “Pollo” Vignolo quien recomendó al aire no distraer a la nueva joya de Boca, Gonzalo Marioni, con la idea de seguir cursado sus materias del secundario. Esta vez, Bielsa no le habló al periodismo, le habló a los grandes medios de comunicación, a los O Globo, a los Clarín. Los acuso de ocultadores seriales, de deformadores a sueldo que fijan normas y valores desde sus múltiples tentáculos. La respuesta a este loco que intenta avivar giles, era inevitable.

Sin embargo, las ideas están claras y las cartas sobre la mesa. Nadie puede darse por desentendido. Mientras Niembro afirme que debemos esforzarnos y entender que “las cosas son simples, sólo se trata de ganar, aunque duela”, obstinadamente le diremos desde El Diego:  “Niembro, usted es el enemigo que nos enaltece. Cuanto más lejos estemos de lo que usted representa, mejores seremos” .

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.