El cumpleaños noventa de la Rotania

Compartir!

Alfredo Rotania llegó a Argentina junto a sus hermanos (procedentes de Italia todos) en 1911, radicándose en Sunchales, Santa Fe. Instala en 1915 un taller de máquinas agrícolas en la misma localidad para atender las necesidades de la zona, se asocian sus hermanos, Miguel, Fernando y Enrique, dedicándose entre los años 1920 a 1930 a la reparación de máquinas agrícolas, motores y autos Rugby y Durant junto con la fabricación de elementos para máquinas trilladoras de vapor, a su vez se dedicaban a la explotación de este tipo de máquinas trillando parvas de trigo y lino, llegando a tener cuatro equipos, siguiendo después con la fabricación de máquinas corta trillas de arrastre a caballo o a tractor. Esta experiencia da origen a que estas máquinas podrían desplazarse por sus propios medios.

Don Alfredo comienza sus experimentos en 1927, consiguiendo su propósito al crear una máquina llamada “Espigadora-Trilladora con adaptabilidad de un tren automotriz en el rodado delantero”. Primera cosechadora automotriz del mundo El 18 de diciembre de 1929 crearon la primera cosechadora autopropulsada del mundo, certificada bajo las patentes de invención Nº 32397 y 35472. Utilizando su propia fundición, los saca pajas, los cabezales para maíz y girasol eran Rotania. La invención ofrecía motor Hércules y diferencial Chevrolet.

Ésta hoy reposa en Sunchales, como recuerdo de la gran invención, quien lo diría, de Sunchales para el mundo, de la Argentina para el mundo. Del matrimonio Rotania-Panero nace Enzo Rotania. Enzo fue presidente de Rotania muchos años, y además fue el creador de la Rotania Nº 8., marcando así el fin de la tracción a sangre en los trigales. Rotania alcanzó meritorio prestigio en los campos de la Argentina y en otros países sudamericanos a través de millares de unidades producidas, llegó a tener más de 400 empleados en la planta de 16.000 metros cubiertos. La venta funcionaba a través de créditos bancarios. Los lugares de venta más comunes eran Córdoba, La Pampa y Entre Ríos, dentro del país. La empresa Rotania Hnos. fabricó elementos muy importantes para el desarrollo de la época, dentro de sus invenciones y desarrollos podemos mencionar la máquina para cortar barras de manteca para Sancor, tractores, motoniveladoras, autohileradoras, niveladoras de arrastre, plataformas recolectoras de maíz, equipos poroteros, sojeros y molinos de viento. En 1956 los hijos de los fundadores reciben de sus padres la fábrica, quienes siguieron la tradición. Produjo máquinarias para el país a través de más de 60 concesionarios y también para Brasil, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Bolivia y República Dominicana.

Desaparición y final La política de apertura de importaciones impulsada en los 90’s hizo que esta empresa deba cerrar sus puertas después de años de prestigio. Hoy, la alemana Claas ocupa el predio de La Rotania en Sunchales y ha mantenido parte de la historia de Rotania.

Fotos; Fernando Melchiori

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.