Sífilis, gonorrea y clamidia: «La sociedad ya no utiliza preservativos»

Compartir!

La OMS y los dermatólogos alertan del«vertiginoso aumento» de las infecciones de transmisión sexual

Las enfermedades sexualmente transmisibles -gonorrea, sífilis, clamidia y tricomoniasis- son una epidemia «silenciosa» a la vez que «peligrosa», con un millón de nuevos casos cada día en el mundo y una de cada veinticinco personas infectadas con al menos una de ellas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado este balance, que es el resultado de una recogida y análisis de datos que se centran en personas entre 15 y 49 años en todas las regiones del mundo, ninguna de las cuales muestra una disminución de estas enfermedades de graves consecuencias si no son curadas.

Una de las dificultades para ello es que una gran parte de los 376 millones de infectados ignoran que lo están por la ausencia de síntomas o porque estos son leves, lo que no impide que transmitan esas enfermedades a sus parejas sexuales.

Otro aspecto que juega en contra del diagnóstico de estas enfermedades es la vergüenza y el estigma que siguen generando.

«Las enfermedades transmisibles sexualmente (ETS) están en todos los sitios y son más comunes de lo que pensamos, pero no reciben la suficiente atención y se sigue estigmatizando a la gente que las sufre», dijo la experta del Departamento de Salud Reproductiva de la OMS, Teodora Wi.

«Necesitamos hablar abierta y honestamente de las ETS y no ponerlas bajo la alfombra y pretender que no existen», continúo al presentar los datos a la prensa.

Los expertos de la OMS consideran que en general el tratamiento de los enfermos y el aspecto de la prevención están descuidados a pesar de que estas patologías pueden causar infertilidad (tanto en hombres como en mujeres), embarazo fuera del útero, el nacimiento de un niño muerto y un riesgo acrecentado de contraer el virus causante del sida.

De las cuatro principales ETS, la más común es la tricomoniasis, con 156 millones de nuevas infecciones anuales, y la única que no es causada por una bacteria, sino por un parásito.

La segunda más frecuente es la clamidia, con 127 millones de casos al año, seguida de la gonorrea (87 millones) y la sífilis (6,3 millones).

Esta última es la segunda causa más importante en el nacimiento de bebés muertos (200.00 cada año) -sólo por detrás de la malaria- debido a que la bacteria atraviesa la placenta, explicó la epidemióloga de la OMS, Melanie Taylor.

En caso de que el bebé sobreviva, su nacimiento puede ser prematuro, tener bajo peso o sufrir deformaciones congénitas.

La clamidia y la gonorrea son las mayores causas de la enfermedades pélvica inflamatoria (infección del útero, trompas de Falopio o los ovarios).

La única forma de curarse de cualquiera de las ETS es recibir un tratamiento, que de manera general consiste en la administración de antibióticos, pero para ello se requiere un diagnóstico que en millones de casos no se realizada.

«Estas enfermedades significan que la gente asume riesgos para su salud y su sexualidad cuando considera tener sexo con alguien», comentó Wi, quien lamentó que la prevención de las ETS no sea una prioridad en las políticas sanitarias.

Por esa razón, dijo que las personas, por si mismas, deben «educarse, conocer los riesgos, someterse a pruebas de diagnóstico y comunicarse con sus parejas para tener relaciones sexuales sanas y consentidas».

Wi animó a la gente a «no tener vergüenza» cuando sospecha de que puede tener una ETS y a acudir al médico para recibir el tratamiento -que debe también incluir a la pareja sexual- en caso de ser necesario.

Además de las cuatro enfermedades analizadas por la OMS, existen varias enfermedades de transmisión sexual de tipo viral, entre las cuales el herpes, el virus del papiloma humano, la hepatitis B y el VIH son las principales con cientos de millones de casos.

Los dermatólogos alertan del «vertiginoso aumento» de las infecciones de transmisión sexual

Los dermatólogos han alertado del «vertiginoso aumento» de las infecciones de transmisión sexual (ITS) como la sífiles, la gonorrea o la clamidia, que desde 2013 se han incrementado en un 76, 67 y 22 por ciento en Europa, respectivamente.

«Es fundamental que la sociedad sepa que estas infecciones pueden pasar desapercibidas, pero transmitirse de una persona a otra si no se utiliza el preservativo durante las relaciones sexuales. Como se ha perdido el miedo al VIH, la sociedad en general ya no utiliza el preservativo y esto ha hecho que se disparen las ITS en todo el mundo», ha explicado la coordinadora del Grupo de ITS de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), Alicia Comunión, durante su 47 Congreso Nacional que se está celebrando en Barcelona.

La doctora María Ubals, dermatóloga en el Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, ha explicado que las ITS pueden aparecer en forma de úlceras, verrugas o exantemas en partes del cuerpo extragenitales. El motivo de estas reacciones más inusuales son la inoculación directa del microorganismo mediante pequeñas erosiones o por la diseminación de la infección.

«Cada vez nos encontramos más casos de patologías extragenitales y en parte se debe al repunte de las ITS que se está produciendo tanto en España como en Europa. Esta patología ya centra parte de las consultas que atendemos por lo que es imprescindible que los dermatólogos tengamos un papel central en el diagnóstico y manejo de estos pacientes», detalla esta especialista.

En el encuentro anual, los dermatólogos especialistas en esta área han coincidido en los retos que deben afrontar: identificar tratamientos alternativos a la azitromizina y determinar nuevas estrategias que disminuyan o estabilicen el contagio. En el primer caso, consideran que el aumento de las ITS y el abuso de los antibióticos «han dado lugar a cepas multirresistentes, especialmente, en la infección gonocócica entre población heterosexual». Una de las recomendaciones alternativas al antibiótico tradicional, azitromicina, es tratar con doxiciclina los casos que muestran especial resistencia.

En el segundo caso, los dermatólogos ven «relevante» introducir nuevas estrategias. En el caso del VIH, una de las nuevas propuestas que se plantean, en línea con el Ministerio de Sanidad, es la PreEP, una estrategia de prevención en la que las personas con VIH negativo inician un tratamiento anti-VIH antes de entrar en contacto con el virus reduciendo el riesgo de infección. Para el VPH, los dermatólogos demandan ampliar la vacunación para que tenga efecto antes de que se inicien las relaciones sexuales tanto en mujeres como en hombres.

Además, han reivindicado la necesidad «imperante y urgente» de conectar con los más jóvenes. «Los adolescentes no han vivido la pandemia del VIH en los 80 y los 90, creen que no están en riesgo y esto los lleva a no utilizar el preservativo en las relaciones sexuales», ha añadido Comunión.

En este mismo sentido, Ubals asegura que «es una necesidad educar a la población mediante información sobre estas enfermedades e insistir en los métodos de protección durante las relaciones». «Las campañas tradicionales no están funcionando por lo que, si queremos que haya una concienciación real y efectiva, necesitamos educar en el lenguaje y en las plataformas que utilizan los más jóvenes», ha agregado Comunión.

Compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.